Soy Bertha

*English below!

“Trump dice muchas cosas contra los migrantes, para hacernos excluidos, divididos y sentirnos mal. Creo que la noticia es basura, es una distracción. Veo las cosas buenas y hago todo lo posible para cancelar todo lo demás. Si solo nos centramos en las personas malas, ¿te imaginas? Bien podríamos volver a nuestros países. No. Este trabajo es indispensable. Es lo que hay que hacer “.

Mi nombre es Bertha, tengo 3 hijos y una hija que se murió. Tengo 6 hermanos Mis padres viven en Santa Bárbara, Honduras, y en un pueblo muy lindo se llama La Montañita. Estudié hasta noveno grado y luego fui a una escuela de cosmetología.

Llevo 10 años en Filadelfia. Tan pronto como murió mi hija, vine a los Estados Unidos. En realidad, nunca quise venir aquí. Si alguien me hubiera dicho hace doce años, “vámonos a los Estados Unidos”, habría respondido “estás loco”. En Honduras, estaba bien. Luego mi hija enfermo al mes de nacida y fallecio tres dias despues. Entonces, dije “me voy”.

Mi esposo y yo cruzamos Guatemala y México solos, sin guía, sin nadie. Vomité todo el tiempo, no podía comer. Llegamos a Texas después de un mes y fui a un médico que me dijo que estaba embarazada. Dos meses después, llegué a Filadelfia en octubre, en el frío y la nieve y embarazada. En mi pueblo, es más caliente de lo que puede imaginar, 90-95 grados durante todo el año. Ahora estaba en un país que no conocía, no entendía, que no sabía, que no nada. 

Cuando salí de Honduras, no tenía ninguna intención, no estaba pensando en nada más que escapar de la angustia de mi hija. Lo peor pecado en mi vida fue dejar a mi hijo de cuatro años en Honduras.

Después de que nació mi hijo, era obligatorio aprender a conducir. Nació en marzo, cuando hacía mucho frío, y mi marido trabajó todo el día. Comencé a tomar clases de inglés y allí conocí a amigos que se convirtieron en familia. Después de 9 años, esas personas siguen siendo mi familia. Poco después, conocí a NSM porque una mujer en una iglesia me contó sobre un taller donde había un abogado que ayudaba a inmigrantes. Luego que mi hijo llegó de Honduras, me metí más en NSM. Fui a la reunión que doña María celebró donde se creó el Fondo comunitario para bonos y apoyo legal. Allí había más de 80 personas, y María nos contó sobre las necesidades de las personas y la necesidad de un fondo popular. Eso fue hace casi dos años.

Ahora soy una Promotora. Una Promotora es como un colaborador. Visitamos congregaciones, personas en acompañamiento y voluntarios. Monitoreamos lo que sucede en las congregaciones y conocemos a los líderes.

Creo que la mayoría de los migrantes llegan a los Estados Unidos y se concentran en trabajar, trabajar, trabajar. Tienen que mandar dinero a Honduras. Hay muchas personas que no saben dónde está el hospital, dónde está la escuela, dónde llevar a sus hijos si algo sucede. Lo que pasa a mi cuando llegue aquí. Una de mis motivaciones para ser una Promotora es apoyar a aquellos que están pasando por lo que yo pasé. No quiero ser como alguien que va de vez en cuando a la iglesia y que piensa, porque asisto a la iglesia, me está yendo bien en el mundo. Pero esa misma persona ve que el prójimo está sufriendo y no hace nada. Mis padres son una gran motivacion para mi. Papi siempre estaba ayudando a los campesinos con todas las cosas que nos pasa en los países de nosotros. Aprendí en mi casa que que no estoy por arriba de nadie más y que si no me escuchamos a los demás, no veré el maltrato que ocurre a manos de aquellos poderosos.

Families United es un modelo o un sociedad de familias que necesitan y brindan ayuda. Todos en el grupo son del Programa de Acompañamiento y están pasando por alguna etapa de los procedimientos de inmigración. Esto es lo que nos hace distintos, el hecho de que también necesitamos ayuda. Cuando mi hijo vino a los Estados Unidos, pude conocer más o menos el proceso porque conocía el Movimiento Nuevo Santuario. Hay personas que no saben dónde está el tribunal y no saben cómo encontrar un abogado. Entonces nosotros les enseñamos que tienen derechos, pueden pedir ayuda y pueden ganar. Una vez que alguien aprende información básica sobre sus procedimientos legales, es más capaz de hacer preguntas y buscar más ayuda. No solo se presentan en el juzgado y escuchan al juez cuando dicen que firmen esto o aquello. Fue a través de NSM que aprendí esto. Aprendí que puedo estar en un país que no es mío pero tengo dignidad.

“Trump says a lot of things against migrants, to make us excluded, divided and feel bad. I think the news is trash, it’s a distraction. I look at the good things and do my best to cancel everything else out. If we only focus on the bad people, can you imagine? We might as well go back to our countries. No. This work is indispensable. It is what needs to be done.”

My name is Bertha, I have 3 sons and a daughter, who passed away. I have 6 siblings. My parents live in Santa Barbara Honduras, in a beautiful little town called La Montanita. I studied until 9th grade and then went to a beautician school. 

I’ve been in Philadelphia for 10 years. As soon as my daughter died, I came to the United States. Honestly, I never wanted to come here. If someone had told me twelve years ago, “let’s go to the United States”, I would have responded “you’re crazy”. In Honduras, I was good. Then my daughter got sick and died three days later. Immediately, I said, “I’m leaving”. 

My husband and I crossed Guatemala and Mexico alone, without a guide. I vomited the whole time and could not eat. We arrived in Texas after a month and I went to a doctor who told me I was pregnant. Two months later, I arrived in Philadelphia in October, in the cold and snow and pregnant. In my hometown, it is hotter than you can imagine, 90-95 degrees all year. Now I was in a country I did not know, where I could not understand anything and where I did not know anyone. 

When I left Honduras, I did not have any intentions, I was not thinking about anything besides escaping the anguish of my daughter. The greatest sin in my life was leaving my four-year-old son behind in Honduras. 

After my child was born, learning to drive was obligatory. He was born in March, when it was plenty cold, and my husband worked all day. I started taking English classes and there I met friends who became family. After 9 years, those people are still my family. Soon after, I met NSM because a woman at a church told me about a workshop where there was a lawyer helping immigrants.  Once my son arrived from Honduras, I got more involved in NSM. I went to the meeting Dona Maria held where the Community Fund for Bond and Legal Support was created. More than 80 people where there, and Maria told us about the needs of the people and the need for a popular fund. That was almost two years ago. 

Now, I am a Promotora. A Promotora is like a collaborator. We visit congregations, people in Accompaniment and volunteers. We monitor what is happening in the congregations and get to know the leaders. 

I believe the majority of migrants arrive to the United States and concentrate on work, work, work. They have to send money home to Honduras. There are many people who don’t know where the hospital is, where the school is, where to take their kids if something happens. The same thing was true when I came. One of my motivations for being a Promotora is to support those who are going through what I went through. I don’t want to be like someone who goes to church once in awhile who thinks, because I attend church I am doing good in the world. But that same person sees other people suffering and does nothing. My parents are also a big motivation to me. Papi was always helping the farmworkers with all of the things our country does not give the poor. I was taught that I am not above anyone else and if I do not put myself on other’s level, I will not see the mistreatment that occurs at the hand of those in power. 

Families United is a model or an association of families who need and give help. Everyone in the group is from the Accompaniment Program and are going through some stage of immigration proceedings. This is what makes us distinct, the fact that we are also in need of help. When my son came to the United States, I was able to more or less know the process because I knew New Sanctuary Movement. There are people who do not know where the court is and do not know how to find a lawyer. We teach them that they have rights, they can ask for help, and they can win. Once someone learns basic information about their legal proceedings, they are more able to ask questions and seek more help. They don’t just show up to the courthouse and listen to the judge when they say sign this or that. It was through NSM that I learned this. I learned I can be in a country that is not mine but I have dignity.